Si eres de esas personas que disfrutan de la aventura y contemplando durante horas un fantástico paisaje, entonces deberías saber cómo llegar al Caminito del Rey. Esta zona está situada en Málaga y es una travesía única que no dejará indiferente a nadie.

El Caminito del Rey está situado en un medio natural, donde disfrutarás de una gran diversidad de accidentes geográficos causantes de provocar el paisaje que tanto gusta a los turistas. Aunque únicamente es posible llegar a pie, sí que puedes acercarte lo máximo posible mediante un vehículo.

Cómo ir en coche al Caminito del Rey

La mejor opción una vez llegues a la localidad, es alquilar un coche en Málaga, no solo podrás visitar la ciudad sin la necesidad de depender del transporte público, sino que podrás marcarte tu propio horario.

Existen empresas de alquiler de coche en Málaga en aeropuerto y alquiler de coche en Málaga en la estación de tren, haciendo que no importe en qué medio de transporte has llegado, lo verdaderamente importante es empezar a disfrutar desde el primer momento.

Una vez tengas tu propio vehículo, la forma más rápida de llegar al Caminito por carretera desde Málaga es una ruta de poco más de 50 km, lo que se traduce en una hora en coche. Esta ruta empieza por la A-357 y llega a su fin en MA-5403, en dirección a Ardales/El Chorro.

Una vez hayas llegado a tu destino, encontrarás varias zonas donde estacionar el vehículo, incluyendo las zonas laterales de la carretera. Te será fácil reconocer el sendero que marca el inicio del Caminito del Rey, ya que el primer tramo pasa por un túnel.

Desde Aeropuerto Málaga al Caminito del Rey

¿Es necesario alquilar un vehículo?

Cada vez son más las personas que se decantan por alquilar un vehículo y dejar a un lado el transporte público, esto es debido a estas grandes ventajas:

Podrás marcarte tus propios horarios y no estar todo el rato pendiente del reloj para no perder el transporte.

A medio plazo es más económico, ya que únicamente tendrás que hacerte cargo de la gasolina.

Puedes alquilarlo por horas, meses, días o semanas, según tus necesidades.